Sócrates, Aristóteles, Ignorancia, Sabios, Reflexionar, No sé nada, Antonio Machado, Juan de Mairena, Mundo Real, Mundo Virtual, cómic, dibujo, ilustración, tbo, viñeta

IGNORANCIA «Yo sólo sé que no sé nada»

(© Julia) ¡Se puede ser ignorante y no saberlo, pero lo que no tiene perdón es ALARDEAR de serlo!
«Yo sólo sé que no sé nada» dijo Sócrates
”Sólo los ignorantes afirman, los sabios dudan y reflexionan» dijo Aristóteles

Mándanos TUS DIBUJOS

Sócrates, Aristóteles, Ignorancia, Sabios, Reflexionar, No sé nada, Antonio Machado, Juan de Mairena, Mundo Real, Mundo Virtual, cómic, dibujo, ilustración, tbo, viñeta

… Y aquello que contaba Antonio Machado (que ejerció de profesor) en su «Juan de Mairena».

Fue un hombre al instituto a quejarse del suspenso de su hijo. Lo hacía de un modo airado. Lamentaba la poca seriedad del examen. Con ademán irónico, le preguntó al docente: «¿Le basta a usted ver a un niño para suspenderlo?».

El maestro le respondió: «¡Me basta ver a su padre!».

Es triste reconocerlo pero la humanidad está perdiendo la capacidad de reflexionar con lógica, parece que en el mundo virtual en el que la mayoría está absorto, todo se lo dan hecho y cuando aterrizan en el mundo real se estrellan estrepitosamente.

La paradoja de la ignorancia ignorada

La falta de consciencia sobre nuestra ignorancia es un fenómeno intrigante que ha desconcertado a filósofos y pensadores a lo largo de la historia. La célebre frase «Yo sólo sé que no sé nada», atribuida a Sócrates, encapsula esta paradoja de manera contundente. Sin embargo, ¿cuál es la verdadera implicación de este reconocimiento?

Ignorancia disfrazada de virtud

A menudo, la ignorancia se disfraza bajo el manto del orgullo, manifestándose en formas sutiles de alarde y presunción. Es inquietante observar cómo algunas personas, lejos de reconocer sus limitaciones, se enorgullecen de su falta de conocimiento, como si fuera un distintivo de honor. Esta actitud, lejos de ser benigna, puede tener consecuencias perjudiciales tanto a nivel individual como societal.

Las raíces de la sabiduría: duda y reflexión

Contrariamente a la postura del ignorante que alardea, la verdadera sabiduría reside en la capacidad de reconocer nuestras limitaciones y en el ejercicio constante de la duda y la reflexión. Aristóteles nos recuerda sabiamente que la afirmación ciega es propia de la ignorancia, mientras que la duda y la reflexión son los pilares del conocimiento genuino. En un mundo cada vez más inundado de información, es fundamental cultivar esta mentalidad crítica para discernir la verdad del ruido.

La urgencia de una cultura de humildad intelectual

En la era de la información, donde el acceso a datos es omnipresente, la tentación de caer en la trampa de la ignorancia presumida es aún mayor. Por ello, es crucial fomentar una cultura de humildad intelectual, donde la búsqueda constante de conocimiento esté acompañada por la humildad para reconocer nuestras propias limitaciones. Solo así podremos avanzar como individuos y como sociedad hacia un futuro más iluminado y comprensivo.

(© Julia) El rincón de Julia
«Viñetas de «Rabiosa Actualidad»

‘Radiaciones Comiqueras de Menorca

Cómic Digital de la isla de Menorca

Promociona TUS DIBUJOS
MÁNDANOS TUS TRABAJOS

Para tus cómics te puede interesar:
Dibujo Para Principiantes,
Cómo Dibujar Rostros,
Crea tu propio cómic,
Lápices Colores,
Acuarelas Dibujo,
Rotuladores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *